¿Qué debería hacer un futbolista cuando 'cuelga los guayos'? Infinidad de respuestas podrían encontrarse en nuestro medio, cuna, cantera y escenario de figuras que han tocado el techo del balompié nacional e internacional y que hoy siguen la pelota detrás de la barrera.

 

exfutbolistas-escuela2Una buena opción para gambetear ese interrogante la tienen 16 exfutbolistas que después del retiro le apuntaron a seguirla rompiendo, pero en la academia. 

Hoy, con el espíritu plagado de experiencia, curtidos por calendarios de trajín en canchas de aquí y de allá, con el corazón todavía palpitando por una 'pecosa', ellos la 'vuelven un corozo' pero en las aulas de clase de una Institución Universitaria que hizo Escuela forjando exitosos estrategas y directivos en el fútbol colombiano.

A la Escuela Nacional del Deporte, la misma donde se formaron hombres de la talla de Reinaldo Rueda Rivera, Jaime De la Pava, Eduardo Lara y Carlos Eduardo Velasco, entre otros, vino a parar una 'banda de lujo' de exfutbolistas que siguen buscando títulos.

Ellos, que todavía huelen a camerino, cambiaron guayos por libros, balones por lápices y hoteles de concentración por salones de clase. Siguen transpirando, no en la cancha, pero sí cuando pasan al frente del tablero a sustentar una metodología del entrenamiento o a discutir sobre asuntos de gestión Deportiva. Cambio de táctica.

Aves en el aula
Todavía lleva a sus espaldas el peso de ser uno de los últimos ídolos y referentes del América de Cali. Por eso no puede pasar desapercibido en la calle, donde constantemente lo llaman, no por su nombre, sino por ese remoquete, de esos que sólo se escuchan en el fútbol.

Hablamos del 'Pelícano', menos conocido como Jorge Eliécer Banguero. Jugó profesionalmente 18 años y militó en equipos de la Primera B como Alianza Llanos, Deportivo Independiente Popayán y Real Cartagena, así como en Deportivo Pasto, Deportes Tolima, América de Cali (ocho años), Millonarios y Atlético Junior, todos estos de primera división. También la tocó en selección Colombia Mayor, en los tiempos de Reinaldo Rueda, vistiéndose de Tricolor en 2006 y 2007.

Fue futbolista activo hasta la temporada de 2012 cuando se retiró vistiendo la camiseta de los 'Diablos Rojos' y a raíz de una lesión de cartílago. Hoy disputa la recta final de la Tecnología en Deporte porque, asegura, "me siento capacitado para dirigir ya mismo, pero quiero estudiar más, con el poder de Dios espero graduarme como Tecnólogo en Deporte para después hacer la carrera de Profesional".

Vino a parar a la Escuela Nacional del Deporte por recomendación directa de estrategas que pasaron por estas huestes como Reinaldo Rueda, Álvaro Aponte y William Libreros. "La Escuela es un monumento más de la ciudad como el Cerro de las Tres Cruces y Pance, es un escenario de nosotros los caleños", expresa con orgullo y sentido de pertenencia.

Otro 'pájaro' del fútbol que emigró de las canchas para buscar título en la Escuela es uno al que apodan 'Aguilucho', quien llegó a tener una de las cotizaciones más altas en el balompié colombiano durante la década de los 90's. Hablamos de Luis Manuel Quiñónez, también conocido como 'Luisinho'.

Jugó en la élite durante 19 años en equipos como Millonarios, Once Caldas, Deportes Tolima, Deportivo Pasto y Atlético Bucaramanga. La última etapa de su carrera la hizo en Venezuela, donde comenzó a incursionar en la dirección técnica, retirándose oficialmente en 2005. Integró varias selecciones Colombia Sub-20, Sub-23 y Mayores, disputando las Eliminatorias para el Mundial de Francia 1998. Estuvo en esa Tricolor que jugó un amistoso internacional contra Inglaterra en el mítico estadio de Wembley, cuando el 'Loco' René Higuita maravilló al mundo entero con la polémica jugada del Escorpión.

"Siempre tuve la ilusión de estudiar en la Escuela, por recomendación de amistades, entre ellos el profesor Jaime De la Pava, y por la seriedad y compromiso de esta Institución. Hice diplomados, soy egresado como Técnico Laboral y ahora estoy haciendo la Tecnología en Deporte". 'Luisinho' quiere dirigir en la élite del fútbol colombiano y para ello, dice, "necesito estar bien estructurado en la parte académica. Ya tengo el camerino de 19 años de carrera deportiva y ahora estoy buscando en la Escuela Nacional del Deporte la unidad de lo teórico y lo práctico". 


Los 'Diablos' también estudian

negris-asprilla-aponte1

Su nombre hizo parte de la época gloriosa del América de Cali en la década de los 80's, cuando los Diablos Rojos lo ganaban todo en el fútbol colombiano de la mano del médico Gabriel Ochoa Uribe. Es Álvaro Aponte, exdefensa central que también trasegó por Cortuluá, Deportes Tolima, Cúcuta Deportivo, Santa Fe, Millonarios, para cerrar su carrera como futbolista en 2005 en el equipo del 'Corazón del Valle'.


Luego, en su faceta como Técnico, debutó dirigiendo al América de Cali y tuvo un paso fugaz en Cúcuta Deportivo y Universitario Popayán de la B. Lo que no ha sido pasajero es su incursión en la academia, pues actualmente es uno de los alumnos aventajados en el programa Tecnología en Deporte.

"Así haya jugado mucho tiempo, bien, regular o mal, se requiere y necesita de la parte académica, la metodología, la didáctica y la pedagogía. Y eso lo he encontrado acá. Definitivamente la mejor decisión que tomé, después de haber jugado al fútbol, fue prepararme en la Escuela Nacional del Deporte", argumenta.


La Escuela de los Conde

 

wilman-conde1

Todavía tiene pinta de futbolista. De hecho, resulta difícil creer que ya se retiró. Sin embargo, un mal diagnóstico sobre una lesión hizo que Wilman Conde, hijo, colgara los guayos a los 30 años de edad. Hoy tiene 32 y es primíparo en el programa Administración de Empresas de la Escuela Nacional del Deporte.

Su trasegar por el fútbol de élite incluye Deportes Quindío, Deportivo Cali, Real Cartagena, Aucas de Ecuador, Millonarios, Atlas de México, Chicago Fire y New York Red Bulls, los dos últimos de la Major League Soccer (MLS) de Estados Unidos. Con los de la 'Gran Manzana' terminó su carrera deportiva en 2012.

"Lastimosamente mi retiro tan rápido fue producto de un mal diagnóstico", confiesa el hijo del también exfutbolista Wilman Conde, otro de los que pasó por la Escuela Nacional del Deporte. 

Jugando para el Chicago Fire en 2007, Wilman Jr. sufrió un golpe en el empeine. El dolor no desapareció en la siguiente temporada, volvió a someterse a exámenes y el diagnóstico fue de Artritis. Tuvo que jugar infiltrado y medicado durante tres años, ocultando una lesión que se hacía cada vez más insoportable. 


Ya estando en el Atlas, los galenos mexicanos descubrieron que su lesión tenía que ver con la rotura de un ligamento, que generó un desgaste de huesos y cartílagos del empeine. Pasó por el quirófano del especialista Héctor Fabio Cruz, estuvo ocho meses por fuera de las canchas, volvió a la escena con el New York Red Bulls pero ya el daño estaba hecho y tomó la decisión de retirarse.

"Mi énfasis ahora es aprender, para poner en práctica y a beneficio de nuevas generaciones toda la experiencia vivida en el fútbol", expresa Wilman Conde, cuya hermana menor ya hizo tránsito por esta Institución Universitaria en el campo de la Fisioterapia.

 

 

Ya huelen a Técnicos

 

Entre 1999 y 2013 trasegó por el fútbol profesional colombiano un jugador cuyo nombre se inspiró en la dramaturgia inglesa de William Shakespeare. Hablamos de Hamlet Mina, exfutbolista del Deportivo Cali, América de Cali, Millonarios, Santa Fe, Unión Magdalena, Centauros, Deportes Quindío, Estrella Roja de Venezuela, Alianza Petrolera y Cortuluá.

"Estoy haciendo la Tecnología en Deporte, un programa que nos brinda la posibilidad de poder trabajar y proyectarnos profesionalmente". Su incursión en la Escuela Nacional del Deporte ya comenzó a dar frutos. Hamlet fue invitado a trabajar con la Escuela Pedro Sellarés, ligada a las divisiones menores del América de Cali.

Germán Andrés Caicedo, mejor recordado como 'Negris', jugó 14 años con equipos de élite como América de Cali, Deportivo Cali, Deportes Tolima, Once Caldas, Atlético Huila, La Equidad y Pérez Zeledón de Costa Rica.

Hoy está próximo a culminar la Tecnología en Deporte y asegura que la formación recibida en la Escuela Nacional le permitirá desempeñarse con mayor profesionalismo en un rol que ya ejerce, el de intermediario de jugadores. 

También la rompe en la Escuela uno de los mayores de la familia Asprilla, apellido con bastante eco y tradición en el fútbol colombiano. Hablamos de Luis, quien jugó 16 años a nivel competitivo en Deportes Tolima, Real Cartagena, Cúcuta Deportivo, América de Cali, Millonarios y la selección Colombia en 2002. Probó suerte, internacionalmente, en las ligas de Argentina, Ecuador y Perú y hoy comparte aula de clases con Álvaro Aponte y 'Negris' Caicedo haciendo la Tecnología en Deporte.

De esa promoción también hace parte Julio Romaña, forjado en las Divisiones Menores del Deportivo Cali y quien jugó 17 temporadas como futbolista profesional, en equipos como Deportivo Pereira, Deportes Quindío, Deportivo Pasto, Independiente Santa Fe, Cúcuta Deportivo, Cienciano y José Galves, ambos del Perú. "Hoy en la Escuela estoy tratando de conseguir una formación integral como persona y formador", manifiesta.


¿Los recuerda?

 

Jairo 'Cachuso' Hurtado dejó  huella en el equipo del 'Corazón del Valle'. A los 17 años y con la venia del técnico Alberto Suárez -quien también tiene el ADN de la Escuela Nacional del Deporte-, debutó en la élite con Cortuluá (1998) y se retiró en 2011 jugando para el Portuguesa del balompié profesional venezolano.


Su trayectoria incluye además el paso por equipos como Once Caldas, Real Cartagena, Club Deportivo Fas y Once Municipal de El Salvador, además del Zamora de Venezuela. Aquejado por una serie de dolores musculares, Jairo abandona el fútbol para dejarse seducir por una Escuela que todos mencionaban y donde se forjaban técnicos internacionales como Reinaldo Rueda.

"Escogí la mejor Escuela en la que arranqué haciendo un Técnico Laboral y ahora seguí con la Tecnología en Deporte (va en cuarto semestre). Mi objetivo es seguir capacitándome porque quiero dirigir en el fútbol profesional. La Escuela Nacional del Deporte tiene un punto muy alto formando grandes técnicos y seres humanos", remarcó.

Ronald Hidrobo hizo todo su proceso de formación futbolística en la Escuela Carlos Sarmiento Lora, integró en cuatro ocasiones la Selección Valle y debutó como profesional en las filas del Cortuluá, desempeñándose como defensa central o volante de primera línea. 

Del 'Corazón del Valle' saltó al Once Caldas en el momento cumbre del equipo Blanco, que por esos días había conquistado el título de la Copa Libertadores de América. También militó en Patriotas de Boyacá, el  balompié de Panamá y La Paz FC de Bolivia.

Su retiro tempranero, asegura Hidrobo, fue motivado por las diferencias que tuvo con un directivo y empresario de mucha influencia en Cortuluá y el balompié nacional, quien, dice el exfutbolista, se encargó de 'bloquearlo' y limitar sus chances de seguir figurando. Hoy cursa segundo semestre de Profesional en Deporte, está vinculado a la CVC en un cargo administrativo y no descarta volver al fútbol ya formado en la academia.


El D.T.

 

En el banquillo de la Escuela Nacional del Deporte se encuentra un exatleta como José Fernando Arroyo Valencia, quien recientemente fue reelegido para su cuarto período al frente de la Institución Universitaria.

Y quién mejor que un deportista para conocer lo que necesitan los deportistas y, en este caso, los exfutbolistas ávidos de conocimiento y urgidos de formación para pisar duro y dejar huella en el mercado laboral.

Arroyo Valecia asegura que muchos de los exfutbolistas que recalan en la Escuela han sido permeados y beneficiados por programas como Técnico Laboral del entrenamiento Deportivo, Tecnología y Profesional en Deporte.

"No sólo los exfutbolistas, sino exdeportistas en general, glorias nacionales o internacionales, merecen que una entidad pública del orden Municipal como la Escuela Nacional del Deporte, que trabaja de la mano con Coldeportes Nacional y el Comité Olímpico Colombiano, tenga a bien favorecerlos en su formación integral. En nuestra Institución Universitaria serán siempre bienvenidos", aseguró el Doctor José Fernando.

Finalmente recordó que la Escuela viene haciendo una contribución social a personas con dificultades económicas, especialmente de los Estratos 1, 2 y 3, a través de un sistema de becas y subsidios (de alojamiento y alimentación), que van de porcentajes entre el 20 y 30% hasta el 100%, en algunos casos. "Es una contribución de la Escuela Nacional del Deporte en su política de hacer patria, conjuntamente con la Secretaría Municipal de Deporte, Coldeportes y el COC", sentenció.

También hacen Escuela

 

- Carlos Alberto 'El Mocho' Sánchez Valencia:Se formó en la Escuela Carlos Sarmiento Lora, jugó en Cortuluá, Deportivo Pereira, Deportivo Independiente Popayán, Floridablanca y Alianza Petrolera. Hoy cursa sexto semestre de Tecnología en Deporte y es técnico propietario, fundador y formador del Club Deportivo Terranova.

 

- Alexánder Quiñónez Sánchez: Es Docente en la Escuela Nacional del Deporte en Selección de Talentos en el programa Profesional en Deporte y de la cátedra de Fútbol en el programa Tecnología en Deporte. Es especialista en Actividad Física Terapéutica y Teoría y Metodología del Entrenamiento Deportivo y lidera, junto con el Preparador Físico del Deportivo Cali, Hernando Arias, un proyecto institucional de investigación denominado "Semillero Ciencia, Tecnología y Fútbol". Como futbolista jugó en la Escuela Carlos Sarmiento Lora, Alianza Llanos, Yopal, Universitario de Popayán y Cortuluá.

 

jhon-polo-escuela1- Jhon Mauricio Polo:

Es hijo del exfutbolista Héctor Fabio Polo, quien dio de qué hablar en el balompié colombiano con América y Deportivo Cali en la década de los 80's y 90's. Jugó en Girardot FC y Alianza Petrolera, para luego emigrar a las ligas de Israel y Brasil, donde se retiró en 2014. Hoy se forma como Administrador de Empresas con énfasis en el Deporte porque, dice, "el fútbol colombiano necesita directivos preparados en la academia y no solamente desempeñándose por su experiencia en las canchas".


- José Fernando Cortés Gallo:
Se inició en el Pancho Villegas, un semillero tradicional del barrio Unión de Vivienda Popular en Cali, desde donde saltó a la Escuela Carlos Sarmiento Lora en 1985. Jugó profesionalmente en Cortuluá, DIM,  Árabes Unidos de Panamá y Dimerco Popayán de la Primera B. Estudia en la Escuela la Tecnología en Deporte porque "aquí se formaron técnicos como Jaime De la Pava, Alberto Suárez y Reinaldo Rueda; es una Institución que tiene una gran demanda a nivel nacional e internacional". 

- Luis Fernando Ortiz:
DIM, Santa Fe, Alianza Petrolera, Bogotá FC y Girardot FC fueron los clubes donde sonó el fútbol de Ortiz, quien muy tempranamente, a la edad de 27 años, tuvo que alejarse de las canchas por una serie de lesiones que se hicieron inmanejables. Un consejo sabio del profesor William Libreros y el espaldarazo del Rector de la Escuela Nacional del Deporte, José Fernando Arroyo, le permitieron llegar a esta Institución donde hoy se forma como Tecnólogo en Deporte.

- Óscar Mideros Tascón
Salió de su natal Tumaco rumbo a Bogotá con el propósito de estudiar en la gran ciudad, donde impulsado por Domingo 'Tumaco' González llegó a jugar con las Reservas de Independiente Santa Fe en 1972. Allá compartió con figuras de la época como Luis Augusto 'Chiqui' García, Víctor Campaz, 'Cachaco' Rodríguez y 'Pacho' García, entre otros. El fútbol no lo sedujo lo suficiente y se decidió por la academia. Estudió Química y Biología y ya lleva 10 años trabajando en el campo del Deporte Social Comunitario en calidad de Promotor Deportivo, con el aval de la Administración Municipal y su Secretaría de Deporte. Hoy hace la Tecnología en la Escuela Nacional del Deporte.


Por: Edward Orlando Rojas García
Oficina de Comunicaciones - Escuela Nacional del Deporte

 

Notas Relacionadas:


Nuestra Escuela en YOUTUBE

Compartir en:

gobierno-en-linea
coldeportes
min educacion
escudo cali
colombia compra eficiente
icetex-logo